El problema con la democracia

Dos lobos y una oveja votando qué habrá de cena

fuente. CIR Noticias

El comportamiento de algunas personas es bastante extraño cuando se habla de la democracia. Pareciera que amamos la democracia solo cuando los resultados del proceso son afines a nuestras ideas; pero cada vez que los resultados se alejan de nuestra concepción del mundo, la democracia ya no es tan simpática.

Queda claro que estamos hablando de preferencias políticas. A unos les gustará más el programa político de la izquierda, a otros les gustará más el programa político de la derecha. Da igual. Discrepancias habrá siempre, y es lo más natural del mundo que estas cosas ocurran. Donde debemos hacer una pausa y reflexionar con calma es en nuestra concepción sobre la democracia. Aquí creemos que cualquier cosa que tenga respaldo de la mayoría es algo bueno per se,incuestionable desde cualquier punto de vista.

Y ese es el gran drama de la democracia. El problema no está en la preferencia porque luego podemos discutir objetivamente si es buena o mala para la sociedad, sino en la integración forzosa.

En este proceso electoral, como viene ocurriendo con cierta regularidad, hay una gran cantidad de votos nulos y viciados, ¿no será momento para comenzar a discutir sobre la necesidad del voto facultativo, por ejemplo?

Por otro lado, si Lima concentra casi el cuarenta por ciento de electores para una elección presidencial, ¿sería justo que termine imponiendo su preferencia a todo el país? Si Lima es una sociedad profundamente católica y escogen a un pastor como presidente, ¿sería justo que el resto tengamos que aceptar tal imposición? Y ante esto, ¿no sería bueno pensar en la secesión como un mecanismo para hacer que cada departamento sea mucho más independiente?. 

Por: Meardo Pillpa 

COMPARTIR NUESTRA NOTICIAS